San Pedro Garza García, N.L. México

El proyecto de la Casa del Tec se ha perfeccionado durante décadas y nosotros lo recibimos en la forma de un listado de recintos muy preciso y de una superficie muy precisa: máximo 600m2 y mínimo 600m2. Para enfrentar el diseño partimos desde múltiples frentes, uno de los cuales fue el tipológico. Siempre nos ha llamado la atención esa doble condición de los castillos de ser fortalezas volcadas hacia adentro, que protegen algo en un interior que no podemos ver y ser a la vez una presencia fuerte, monumental, abstracta en el mundo. Los castillos son introvertidos, pero no tímidos.

Algo de eso quisimos plasmar en esta casa: un lugar que acoge y cuida, casi silenciosamente la vida privada y a la vez un lugar que inevitablemente es una declaración de principios en la vida pública.

Una estructura concéntrica nos pareció que era la forma más sintética de responder a esta doble condición por medio de una única operación. Pero además era la manera más limpia de responder a un lote irregular con orientaciones y geometría contradictorias. Optamos por una silueta que respondiera a todas las direcciones.

Por otra parte, si bien aceptamos rigurosamente cumplir con las superficies establecidas en el encargo, quisimos ampliar al máximo posible cada uno de sus componentes programáticos. Es así como al levantar el volumen del suelo, el tamaño de las áreas públicas de la casa se convirtió prácticamente en el tamaño del lote. O el dormitorio principal, cuyo interior climatizado se detuvo en el ecuador de la circunferencia, desde el punto de vista de la experiencia espacial, se extendió hasta la totalidad del perímetro de la estructura. Lo mismo con el vacío vertical central: un solo golpe de vista permite abarcar desde la planta baja hasta el cielo abierto.

También quisimos tomar algunas lecciones de la arquitectura mexicana, específicamente respecto de las estrategias más pertinentes en términos ambientales y climáticos. Por eso si bien la geometría puede ser inédita, el hecho de que sea una arquitectura de muros que pone la masa térmica en el perímetro se liga con lo que tradicionalmente ha identificado la mejor arquitectura mexicana.

El resto es simplemente usar con la mayor virtud posible el conocimiento disponible a esta altura de la historia de la vivienda: las relaciones entre espacios servidores y servidos de Kahn, los circuitos públicos y privados de la vida cotidiana de Robin Evans o el plan espacial de Loos.

  • Lugar: San Pedro Garza García, N.L. México
  • Arquitectos: ELEMENTAL (Alejandro Aravena, Gonzalo Arteaga, Víctor Oddó, Diego Torres, Juan Cerda)
  • Arquitecto a cargo: Juan Cerda
  • Colaboradores: André Barros, Carla Donato, Diego Terán, Mara Cruz, Federica Tebaldi (iluminación)
  • Interiorismo: Línea Vertical – Ana Landa
  • Ingeniería estructural: SODICO ingeniería y Diseño – Raúl y Jorge Santos
  • Constructor: EDAGA – Homero Galindo
  • Estructura y Materiales: Hormigón armado, ladrillo cemento, vidrio
  • Superficie del terreno: 568 m2
  • Año Proyecto: 2020-2021
  • Año Construcción: 2021-2022

Da click en el banner para ir a Sorteo Tradicional