Arquitecto suizo que reivindica la autonomía de la arquitectura en un discurso que se deslinda de funciones y corrientes.

El suizo Valerio Olgiati, uno de los arquitectos más reconocidos a escala internacional, realizó la tarde del martes 5 de junio un recorrido por la exposición que sobre su obra se exhibe en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, donde también dictó una conferencia ante estudiantes de arquitectura y público en general.

En su Conferencia Magistral, ante mil 200 personas en el Teatro Metropólitan —siendo ésta la primera conferencia que ha dado en México— se pudieron observar dichas formas geométricas que nos recuerdan la forma de una casa con techo de dos aguas, formas que parecen manifestarse constantemente en sus proyectos.

La obra de Olgiati engloba un diálogo entre los temas clásicos de la arquitectura y su lenguaje de formas nuevas, radicales, pensados con alta precisión. El templo de Mitla, Oaxaca, por ejemplo, le encantó, en particular por la sensibilidad de los creadores hacia el espacio.


El material preferido de Olgiati es el concreto aparente, como lo alude su apodo. Sus propiedades plásticas le permiten modelar y controlar geometrías que puedan resultar en formas arquitectónicas inesperadas.

Por otra parte, sus diseños aparentan una sencillez arquitectónica que guarda una complejidad interior, técnica y de diseño, como lo promete el dibujo aparentemente sencillo en la firma de Valerio Olgiati.