Esta panadería te sabe envolver con dulzura dentro de sus paredes rosas; entrar en ella es traer a la vida la fantasía de un mundo azucarado y delicioso. 

Nanan en francés significa dulces, y los dulces desempeñan el papel principal en este diseño exclusivo de pastelería moderna. El interior deliberadamente minimalista proporciona un entorno sutil para los protagonistas: pasteles sofisticados finamente decorados y pastelillos elaborados con meticuloso cuidado.

La especialidad de esta pastelería, profiteroles, ha sido la inspiración del diseño interior y la identidad visual de Nanan. La silueta oval de este pastel se repite en el mostrador de la isla central con una pantalla que funciona casi como una vitrina en una joyería.

odo el lugar tiene un contexto de paredes de terciopelo rosa con puertas arqueadas que hacen una sutil referencia a la forma y la textura de la clásica pastelería francesa. Combinado con delicados detalles brillantes de bronce, encimeras de mármol de aurora rosa, chapas de roble natural y piso de parquet de roble crea un ambiente bastante surrealista de un mundo de ensueño.

El concepto visual y minorista de Nanan demuestra que incluso la inspiración más básica y modesta -el profiterol en este caso- explorada y ejecutada de manera creativa y consistente puede crear una experiencia única al cliente y atractiva emocionalmente que incluye narración de historias, marca, identidad visual y diseño de interiores.

No cabe duda que la comunicación entre el diseño y el producto ha sido un éxito total, ya que Nanan es ahora reconocida mundialmente y se ha convertido en un destino deseable para turistas y locales.