Muchas veces nos encontramos con productos que nos ofrecen tan sólo la mitad de lo que deberían; pero ¿qué pensarías si te encontraras con uno que, aparte de calidad, te brinda un diseño bello?

Con D-Code, Duravit presenta una serie de baño distinta a todo lo anterior –completa desde el lavabo hasta el toallero, de diseño unificado y con una extraordinaria relación calidad precio-. Y es que como siempre, Duravit presenta diseños de calidad que están pensados para mejorar nuestra vida.

Los clásicos perduran

La óptica con que se presenta D-Code es discreta –un rectángulo con esquinas redondeadas–, la forma original del lavabo clásico.  D-Code es moderno y nunca pasa de moda –otra característica del alto diseño-, porque las formas discretas no destacan sobre el conjunto, sino que se integran en el ambiente correspondiente. Por eso, con variantes y soluciones para todas las situaciones imaginables, D-Code es el programa de baños que muchos estaban esperando.

Diversidad, el lema favorito

Cada lavabo lleva el “código genético” de la totalidad del programa con sus esquinas suavemente redondeadas, el práctico y ancho borde circundante y una amplia superficie para depositar utensilios. Y este programa es extremadamente flexible: proporciona numerosas y  diferentes versiones para las aplicaciones más dispersas, con o sin semipedestal. El lavamanos representa un útil complemento.

Los lavabos para mueble con 65, 85, o 105 cm de ancho ofrecen mucho espacio para depositar utensilios. El lavabo doble (120 cm) está disponible con o sin semipedestal o como lavabo para mueble. El lavabo empotrado permite combinaciones individualizadas para el montaje desde arriba (54,5 × 43,5 cm) o con el montaje desde abajo (49,5 × 29 cm o 56 × 40 cm). De esta forma se encuentra una bonita solución para prácticamente cualquier baño.

Un acabado moderno y mucho espacio para almacenar con muchas posibilidades. Todo con una apariencia de ligereza.

Por otro lado, en el ámbito sanitario lo más importante es evitar la proliferación de bacterias. Por eso la versión Med (55, 60, 65 y 85 cm) sin rebosadero y con un canal rebosante higiénicamente cerrado es perfecto para las clínicas, consultas médicas, centros de cuidado e instalaciones de rehabilitación.

Confort en el baño

Los criterios más importantes en un baño para colectividades con silla de ruedas son funcionalidad y flexibilidad. D-Code Vital se ocupa de esto. Equipado con todas las características típicas de D-Code, el lavabo con ancho 60 cm con un sifón plano o empotrado es accesible con silla de ruedas y hace posible aproximarse sujetando el borde inferior del lavabo –un confort funcional que aporta sencillez y belleza al baño.