Con el objetivo de encontrar niveles de automatización y estética, el Laboratorio de Fabricación Robótica de la Facultad de Arquitectura de HKU ha desarrollado el «Pabellón de Información Cerámica»

Su misión es la fabricación de unidades computarizadas a favor de la economía emergente. El proyecto se compone  de 1000  ladrillos de terracota impresos en 3D, un material común en la construcción china.

No obstante, su magia radica en el diseño, puesto que para su forma estructural se necesitaron 1,5 millones de líneas codificadas,  con cada ladrillo conteniendo un promedio de 1400 puntos individuales de destino.

El proyecto no sólo destaca las nuevas posibilidades para la expresión arquitectónica, sino también la capacidad que tienen estos sistemas para cambiar la forma en que diseñamos el entorno construido, afirmó el equipo de HKU 

A pesar de esta aparente complejidad, la exactitud y claridad de la tecnología permitió que su construcción fuera realizada en 20 días por mano de obra no calificada, incluso sin necesidad de planos o detalles arquitectónicos tradicionales.