Después de los jugadores, los estadios son las estrellas y aquí enlistamos cuatro de los recintos que brillarán en el Mundial de Rusia 2018.

Tras la llegada del Mundial a Rusia, el Ministerio de Deportes ruso destinó recursos para la renovación en la de sus estadios y transporte.    

Además, se ordenó modernizar y ampliar los aeropuertos de Pulkovo en San Petersburgo y el de Kurumoch Internacional en Samara, se realizaron trabajos en la red carretera. Dicho programa destinó 200 mdd (millones de dólares) para la construcción y actualización de 292 instalaciones, 12 estadios, 62 hoteles así como, redes de comunicación. 

En este sentido, Mark Wood (arquitecto de Dexter Moren) explica que lo que distingue a un estadio de otras tipologías es su escala.

“Son objetos increíblemente grandes que bien se sitúan en las ciudades o en sus alrededores.Generalmente acaban adoptando el papel de iconos dentro del perfil de la ciudad. Deben ser funcionales, ya que tienen que desempeñar muchos cometidos en un espacio corto de tiempo y para un número considerable de personas”, agrega.

Estadio Luzhniki / Igor Rozhin

El principal estadio de Rusia 2018, las obras de renovación del Luzhniki empezaron en 2013 y uno de los aspectos básicos del proyecto fue conservar la fachada histórica del estadio, que se convirtió en una de las señas de identidad más reconocibles de Moscú.

Spartak Arena / Dexter Moren Associates

Su fachada está recubierta de una cota de malla compuesta por pequeñas placas en forma de diamante que representan el logotipo del Spartak. La fachada puede cambiar de colorido, dependiendo del equipo que esté jugando en el estadio.

San Petersburgo Arena / Kishō Kurokawa

Tecnológicamente, este estadio es uno de los más modernos del mundo, gracias a su cubierta retráctil y a su campo deslizante, el recinto puede albergar todo tipo de certámenes y actos a lo largo del año: incluso en invierno.

Kazan Arena / Foster + Partners  

El estadio, es obra de Foster + Partners el mismo despacho que diseñó el estadio de Wembley y el Emirates Stadium de Londres, posee un diseño excepcional, que se integra perfectamente en el paisaje urbano de Kazán. Visto desde arriba, el recinto, que se yergue a orillas del río Kazanka, se asemeja a un nenúfar.