México posee un vasto acervo cultural y arquitectónico que a cualquiera dejarían perplejo. Las edificaciones de la capital permanecen enmarcando el paisaje de lo que alguna vez fue territorio Azteca. 

Nuestro país posee el primer lugar en América en lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, lo que nos da una idea de lo valiosos que son los espacios por los que deambulamos a diario.

Arquitectónicamente, México es una amalgama de estilos que van desde nuestras raíces prehispánicas y edificaciones coloniales a la actual arquitectura contemporánea que surge desde el funcionalismo. Así, podemos encontrar todo tipo de edificaciones que transforman el paisaje urbano y que en su interior albergan actividades interesantes que nos invitan a conocerlos.

Catedral Metropolitana de la Ciudad de México

Todo un ejemplo clásico de la arquitectura colonial en todo el continente. Levantada sobre el Templo Mayor, su construcción tardó 3 siglos en finalizarse por completo. Su estructura contiene las múltiples etapas del México virreinal que reflejan motivos renacentistas, barrocos y neoclásicos, los cuales convergen de manera armoniosa. La primera piedra de la catedral fue colocada por Hernán Cortés en 1524 y la fachada fue finalizada en 1813 bajo la dirección del arquitecto Manuel Tolsá.

Colegio de San Ildefondo

Fundado en 1588 por los jesuitas, es considerada la primera universidad del país, por lo que se convirtió en uno de los centros de estudio más importantes de México. Hoy es un recinto para las artes y funge como un museo que cuenta con un rico acervo. Actualmente, alberga algunas de las mejores exposiciones de arte en México.

Palacio de Minería

Fue uno de los primeros edificios en la Ciudad de México. Formó parte de las reconstrucciones de los hundimientos del siglo XVIII. Es considerado una obra maestra del arte neoclásico de América y sus instalaciones son realmente hermosas. No pierdas la oportunidad de conocer este lugar, y también a su vecino: el Museo Nacional de Arte (MUNAL).

La Alameda Central

A pesar de que no es un complejo arquitectónico, es una de las construcciones más famosas de la ciudad. Desde 1521 se buscó construir un parque al que se trajeron olmos blancos y negros desde Coyoacán. De esta manera, la capital de México siempre ha contado con este emblemático pulmón, el cual fue restaurado recientemente.

Palacio Nacional

El Palacio Nacional comenzó a construirse en 1522. Ahí Hernán Cortés construyó su residencia: en parte del antiguo Palacio de Moctezuma como símbolo del dominio español.