“Nadie necesita ser un genio, pero todo el mundo debe participar”

En 1949 nació en la ciudad de París, Philippe Starck, diseñador industrial que estudió en la École Nissin de Camondo. Sus primeros diseños para la producción los realizó con sólo diecinueve años de edad.

Su primera creación fueron muebles hinchables para los que creó una empresa donde los producía. En 1969 fue nombrado jefe de diseño de Pierre Cardin, donde creo setenta y cinco diseños de muebles.

Más tarde en los años setenta se dedicó a crear sus propios diseños entre los que destacan algunos interiores como la discoteca Le Main Bleue. Tras varios años viajando a lo largo del mundo en 1980 fundó la compañía Starck Products a través de la cual comercializó sus diseños.

Al comienzo de su carrera, se le solicitó que remodelara el departamento privado del presidente francés François Mitterrand en los Élysée; fue por esta época que también comenzó a diseñar productos y muebles para firmas líderes italianas e internacionales entre las que se incluyen Dirade, Alessi, Kartell, Vitra y Disform.

Entre sus diseños destacan: Francesa Spanish (1979), Easy light (1977) y el sofá Dr. Von Vogelsang, Starck 1 (1994).

En 1982 remodeló los interiores del palacio del Eliseo, diseño con el que se convirtió en el diseñador más influyente de Francia. Destacó por el diseño de interiores para hoteles como el Royalton Hotel y el Paramount Hotel, ambos ubicados en Nueva York.

Philippe Starck no sólo ha diseñado mobiliario, también ha hecho incursiones en otros aspectos del diseño como la arquitectura o el diseño industrial, con diversos trabajos realizados para la legendaria marca Duravit.

Su concepto de “diseño democrático” que ofrece productos de mejor calidad a precios más bajos de manera que más personas puedan disfrutar de lo mejor, se distinguió en los años 90 y en los primeros años del nuevo siglo cuando el diseño estaba dirigido exclusivamente a una élite.

Starck cree vehementemente que este deber poético y político, rebelde y benévolo, pragmático y subversivo, debe ser compartido por todos.