Antes de la remodelación el departamento presentaba una distribución compleja con espacios fragmentados, cerrados sin iluminación ni ventilación natural, y a pesar de tener dimensiones generosas, el lugar se percibía pequeño, el objetivo del proyecto fue limpiar el espacio para lograr una configuración abierta con espacios flexibles que rompieran la estaticidad y promovieran la interrelación de los espacios entre sí pero con la posibilidad de aislamiento.

 

El proyecto parte de dos elementos principales, el diseño de unos páneles móviles que giran en su propio eje lo que permite tener varios desplazamientos y por lo tanto diferente dibujos que generan fachadas diversas al interior y cuando se encuentran en un solo paño se convierten en muros que se desplazan por medio de rieles para aislar el espacio deseado, de esta forma la recámara principal subraya su relación con el exterior urbano introduciendo las copas verdes de los árboles de la calle y con el interior público sala-comedor si así se desea, o por el contrario desligase completamente. El mismo evento sucede con la sala de televisión, pudiendo ser un espacio privativo o bien un espacio incorporado a la sala-comedor nuevamente.

 

El muro de acceso también participa del movimiento y permite excluir la zona de la cocina del resto de la zona pública. De esta manera es posible liberar en un solo espacio la recámara principal, la sala de televisión, sala-comedor y cocina o bien aislar a cada uno de ellos o incluso simplemente darle una vista distinta al espacio con los páneles semi-abiertos. El segundo elemento de intervención fue concentrar los servicios de baños y vestidores en una caja de madera lo suficientemente pequeña en su ancho para ganar espacio y lo suficientemente larga para comunicar físicamente a las dos recámaras y a su vez lograr la misma conexión visual con el exterior, de esta forma se logra introducir el área verde de la fachada externa a todos los interiores del departamento.

 

Tanto los páneles como la caja de servicios se vistieron de la misma madera cimbrada representando un mismo elemento fracturado en dos paños distintos. La intención primordial fue diseñar un departamento mutante que se transforme continuamente, que se abra o cierre, que se integre o se aisle según las necesidades y estados emocionales, es decir un espacio vivo y empático con su usuario.

Nombre de la Obra DEPARTAMENTO RUBÉN DARÍO

Fecha de proyecto y de terminación de obra 2008-2009

Proyecto Arquitectónico TALLER DE ARQUITECTURA – Mauricio Rocha

Proyecto Mauricio Rocha, Gabriela Carrillo

Colaboradores Esterlina Campuzano, Adrián Iturriaga, Francisco Ortiz, Juan Santillán

Construcción TALLER DE ARQUITECTURA – Mauricio Rocha

Fotografía Luis Gordoa

Área construida 240 m2