Para el proyecto realizado en el edificio Diana Reforma se privilegiaron las áreas abiertas. Con esto se fomenta la comunicación y el trabajo en equipo.

En su ubicación anterior estaban divididos en demasiados espacios y se perdían sinergias de colaboración

Este proyecto arquitectónico fue un reto interesante ya que se desarrolla en dos niveles con plantas angostas combinadas con grandes elementos estructurales.

En el primer nivel se configuró el área operativa y en el segundo nivel se organizaron las salas de reunión y los servicios (comedor, cocina, terraza).

Otro requerimiento importante por parte del cliente fueron las cuatro salas de reunión medianas que se pueden convertir en un solo espacio y en uno mas grande si se unen con la sala contigua.

En la paleta de color se decidió utilizar como detonador el color naranja. Este color  transmite energía y representa la innovación, la tecnología y además es el complementario del color corporativo. Usándolo logramos una mayor cantidad de acentos y variedades cromáticas con los tonos neutros.

Las estaciones de trabajo se configuraron en un esquema “back to back” porque el personal –con un  promedio de edad de 35 años- requería de generosas áreas de guardado y concentración sin distracciones.

Uno de los mas grandes aciertos del proyecto es el comedor. Aquí se aprovechó la gran columna para generar un vestíbulo que lo divide en dos zonas y tiene una generosa terraza con una magnífica vista al sur de la ciudad. El área de lavado y almacenamiento se localizó detrás de una puerta para mantener al máximo el orden.

Una combinación perfecta que pretende hacer más agradable el espacio de trabajo, que es donde convivimos la mayoría de horas del día.

 

Nombre del proyecto:

Corporativo en Reforma Diana

Localización:
Ciudad de México

Año:
2014

Construidos:
1250 m2

Proyecto:
usoarquitectura – Gabriel Salazar y Fernando Castañón

Colaboradores:
Gerardo Gavito

Constructora:
atxk

Mobiliario:
Herman Miller

Fotografía:
Héctor Armando Herrera