Las cocinas cada vez están mejor vistas dentro del conjunto de los hogares. ¿Si quieres que tu cocina trasmita alegría y buena energía? Lo mejor en ese caso es que introduzcas pinceladas de color en su interior.

La cocina de la casa es una de las habitaciones esenciales de cualquier casa, y por ello debemos darle la importancia que se merece con espectaculares diseños, que con un toque de color alegren ese espacio.

En este caso son tres los colores básicos que se utilizaron para darle un toque especial. Los tres colores elegidos son un marrón café con leche, un azul pastel inspirado en la década de los 50 y un amarillo limón. Todos éstos a su vez se combinan con el blanco, que es el encargado de rebajar la vitalidad de los colores. Pero los cuatro tonos crean una composición cromática muy especial.

Como vemos además los colores solo se aplican en los muebles de la cocina, detalle que también ayuda a que el espacio no resulte demasiado apabullante para nuestros sentidos. La gran cantidad de luz que entra del exterior y las paredes blancas también ayudan a rebajar la fuerza de los colores. Este tipo de consejos se deben tomar en cuenta a la hora de introducir mucho color en un espacio. Una luz abundante y un predominio de color claro ayudarán a rebajar la energía.

Otro detalle es que los colores se aplican en rayas verticales, franjas que además varían su anchura,y da mucho movimiento al espacio, ya que crea juegos geométricos muy sutiles y efectivos. Ese dinamismo también se lo da la ausencia de tiradores en los muebles, detalle que siempre ayuda.

Los muebles elegidos, no son piezas con grandes alardes. Es un mobiliario sencillo pero muy bien seleccionado. Un buen frontal cambia todo el estilo de la pieza.

Por último es la forma en la que se han escondido los grandes electrodomésticos tras los muebles. Esta idea permite que en la cocina se cree una armonía maravillosa, con una combinación coherente de todos sus elementos.