El proyecto se resuelve alrededor de un vestíbulo central de doble altura, al cual se llega por un acceso principal diagonal también de doble altura que liga virtualmente los tres elementos separados de los que se forma el proyecto, por este pasillo con cubierta de cristal a partir del cual llega a la galería, desde la que se puede tener acceso a las áreas publicas de planta baja y a las habitaciones en planta alta.

Este vestíbulo, es sesgado por el vació diagonal, y cruzado por un puente de cristal. Un cuarto elemento desligado de los tres anteriores es la cubierta de la galería que abraza por fuera a todas las partes amalgamando al conjunto, liberando al volumen del techo dándole cobijo y protección, pero permitiendo un flujo de aire tipo sifón, que ventila el espacio naturalmente.

Fachada principal cubierta con un despiece geométrico rectangular de piedra Galarza, es horadada por dos volúmenes girados en fierro a manera de entrada peatonal y de ventana al jardín, mientras la puerta del garaje en fierro oxidado permanece paralela el paño de Galarza. El resto de la fachada exterior resuelta en aplanado de cemento con pasta y pintura color Almendra, no blanco, a excepción de la visera de la fachada en tono naranja robado del Flamboyán junto a la casa.

Hemos trabajado desde hace varios proyectos, los espacios con temas como estímulo de diseño que nos permitan en base a diferentes historias, cuentos o elementos específicos encontrar un motivo adicional alrededor del cual desarrollar la casa, una vez resuelto el programa de necesidades del cliente y logrando dar un poco mas allá de la solución técnica un concepto espacial diferente que narra un tema, el cual se suma al concepto y al conjunto volumétrico.

En este caso el estimulo de diseño se baso en la historia de los Tres Mosqueteros, buscando un partido que integrara tres volúmenes que representaran a Athos, Porthos y a Aramis, la cubierta que amalgama el conjunto, por su forma y proporción delgada que asemejan una tela, o la capa de los Mosqueteros, la ranura de acceso que cruza diagonalmente la casa habla tanto de la caída natural del sable de los mosqueteros, como del recuerdo de una herida de batalla, el liquido abundante del espejo de agua recuerda cuando se ilumina en rojo al Vino Rose D’Anju, que en repetidas ocasiones deleitara a los tres personajes y a su inseparable compañero D’Artagnan.

 

CREDITOS:

Proyecto Arquitectónico:  LASSALA+OROZCO ARQUITECTOS

Arq. Carlos Lassala

Arq. Guillermo R. Orozco

Construcción:  LASSALA+OROZCO ARQUITECTOS

Arq. Eduardo Lassala Mozo

Arq. Leonardo Schoeneck Contreras

Proyecto diseño de interiores: LASSALA+OROZCO ARQUITECTOS

Mobiliario y accesorios:

Mauricio Leroy

Iker Lanzagorta

Colaboradores:

Arq. Nazdira Yamel Rodríguez Vera

Fotógrafo: Marcos García

Datos del Despacho: Lassala Orozco Arquitectos:

 

lassalaelenes.com