Un nuevo centro cívico en la ciudad en un enclave estratégico, entre el núcleo histórico y una zona en pleno desarrollo urbano

El edificio, de 12.000 m², tiene una característica forma de cruz, que permite la organización en distintos espacios de las cuatro disciplinas básicas de la biblioteca (pedagogía, humanismo, tecnología y literatura y artes), y la relación con los distintos focos de interés de la ciudad, respondiendo así al entorno urbano. Consta de: un sótano, donde se disponen las dependencias de almacenamiento.

Una planta baja con zonas para usos muy diversos, entre los que destaca un pequeño auditorio; mientras que, en la primera planta se ubica la biblioteca propiamente dicha, con múltiples zonas de trabajo y lectura en el espacio central, disponiendo los espacios más compactos y cerrados en los extremos, destacando originales cubículos en distintas alturas, así como un graderío que permite la contemplación de todo el espacio interior y la panorámica de la ciudad

No obstante, la imagen exterior es muy neutra y de gran sencillez; con una fachada modulada por paneles blancos opacos y láminas de vidrio que proporcionan una gran cantidad de luz a los espacios interiores, así como una conexión visual constante con la ciudad, reforzando la idea de los arquitectos de la biblioteca como centro cívico.