Ciudad de México, México

La forma básica del terreno es un rectángulo y nos ajustamos a sus dimensiones para obtener el mayor provecho del espacio. En la fachada se aprecian claramente 2 planos que son parte de un mismo volumen. Decidimos utilizar la piedra como acabado del principal, para darle mucha fuerza y resaltar la personalidad del proyecto. El segundo plano lo suavizamos con vegetación, para marcar la diferencia entre ambos y lograr un guiño a la importante presencia de la naturaleza en todo el proyecto.

Para el pasillo que conduce hacia la entrada principal seleccionamos recinto para el piso y el muro izquierdo logrando una dinámica muy especial por las características y porosidad misma del material, que está contrastado con la madera del muro derecho que le brinda calidez y se suma a dar la bienvenida junto con la vegetación que recorren todo el camino a nivel de piso.

La casa está compuesta por áreas públicas y áreas privadas divididas en tres plantas principales y una media planta destinada a varios servicios. En la planta baja se localiza un generoso espacio de sala y comedor con una cocina integrada a un estar familiar. La vida familiar es muy importante para lo que se buscó crear un ambiente armonioso y flexible para desarrollar todas las actividades. En el primer nivel están las habitaciones de los niños y el segundo nivel es el de la recámara principal.

Se hizo un diseño del jardín posterior y el patio central que es el que le da vida y privacidad a toda la casa. Es una zona donde no hay distancia entre una residencia y otra, por lo que decidimos aprovechar este espacio abierto para darle a la familia que lo habita un oasis que pueden disfrutar tanto en el interior como en el exterior. Este generoso jardín además sirve para que todos los espacios tengan mucha luz natural y vistas agradables. Nos apoyamos consultando a una ingeniera agrónoma que además de orientarnos con la selección de las especies, nos ayudó a afinar el resultado estético de todo el conjunto.

El patio nos permitió lograr un espacio central que además de sumarse a las fuentes de luz natural y vegetación para el interior, nos crea un área de transición y oculta un pasillo de servicio que conecta las áreas de servicio y las áreas públicas de la planta baja. Todas las áreas cuentan con amplios ventanales y puertas que se abren ocultándose para convertir cada área en una sola, abierta o cerrada. En este proyecto fue muy importante considerar la interacción total entre el interior y el exterior para poder aprovechar al máximo el espacio.

Un objetivo muy importante para esta residencia era una completa flexibilidad ya que las actividades diarias de esta familia pueden ser muy rutinarias o completamente nuevas, por lo que era muy importante que cada área estuviera preparada para adaptarse muy fácilmente a las dos posibilidades. Logramos por medio de divisiones y un programa arquitectónico muy estricto un hogar donde puede haber la mayor privacidad y donde también se puede contar con el espacio totalmente abierto.

Para el mobiliario se seleccionaron materiales como madera y diversas piedras que nos dieron como resultado una paleta de colores neutra donde lo que predomina son las texturas naturales de cada uno de los elementos. El objetivo para los interiores fue lograr un ambiente armónico y muy cálido tanto como para la familia como para sus visitantes. Buscamos generar una atmósfera donde todos los detalles están pensados para disfrutar una calidad de vida total, más allá de los retos que se tienen que superar todos los días.

El diseño de iluminación se concentró en las actividades nocturnas, ya que los amplios ventanales de todas las áreas de la casa la inundan de luz natural durante todo el día y le da la personalidad y calidez a todos los espacios. Se instaló un sistema de control centralizado para lograr diversos ambientes con sencillez, además de aprovecharlo para el audio distribuido y otros sistemas con los que cuenta la casa.

La paleta de color neutra fue seleccionada para destacar la naturaleza de los materiales y esta gama de colores suaves y armoniosos combinan perfectamente con la vegetación del jardín y el patio, logrando un balance cálido que le permite a los espacios ir creciendo con la familia y adaptándose a los cambios con el paso del tiempo.

Lo más complicado fue lograr un hogar para esta familia. Cada uno de los espacios se resolvió de tal forma que se logró una convivencia completa en las áreas públicas y una funcionalidad total en las áreas privadas. Uno de nuestros principales objetivos era lograr un ambiente cálido en el que tanto los habitantes como los visitantes se sientan en casa.

También logramos desarrollar detalles al máximo como la tina especial para su hija, que tiene una discapacidad, logrando integrar la funcionalidad con la calidez para que su rutina diaria sea una grata experiencia. Estamos muy satisfechos con este proyecto ya que logramos que todas las áreas sean accesibles en silla de ruedas utilizando un elevador central y una rampa en el acceso principal.

  • Nombre del proyecto: Casa CSF
  • Proyecto Arquitectónico: López Duplan Arquitectos
  • Arq. Claudia López Duplan
  • Localización: Ciudad de México
  • Año: 2015
  • Fotógrafo: Héctor Armando Herrera